Eduardo Yáñez sí alcanzó a despedirse de su mamá

Nos revelaron cómo fueron los últimos días de doña Maru. 

El pasado 22 de febrero, lamentablemente la señora María Eugenia Luévano, mamá de Eduardo Yáñez, de 59, falleció a los 82 años, en la casa de adultos mayores Las Maravillas, en Morelos. 

Un día después, su hijo fue quien dio a conocer la noticia a través de las redes sociales. 

– Qué triste enterarnos de la muerte de doña Maru...

 “Así es, fue una señora muy querida en el asilo, era muy dulce y amable, y gracias a Dios ya está descansando; ella arrastraba muchas enfermedades desde hace tiempo, pero murió por la edad y afortunadamente no sufrió”.  

¿Cómo pasó sus últimos días?  “Desde hace unas semanas nos decía que estaba cansada, con mucho sueño y que no tenía hambre, y de inmediato se le comunicó a su hijo Eduardo”.

 –¿Y qué les dijo él?  “Pidió que la revisaran los doctores de aquí, y de ser necesario, médicos externos; dijo que no escatimaría en gastos y nos pidió que lo mantuviéramos informado. A la señora ya se le daban alimentos molidos y bastante líquido, y ya al final se le tuvo que canalizar con suero para evitar una deshidratación”. 

-¿Qué sucedió después? “Los médicos dijeron que sólo se trataba de un desgaste, propio de su edad. Afortunadamente, Eduardo pudo despedirse de ella; días después de que le avisamos, vino al asilo”.

-¿Cómo fue ese momento?  “Llegó al asilo muy temprano; fue entre semana, lo vimos bastante afectado, y estuvo con ella en su habitación por más de tres horas”. 

¿Estuvo presente cuando falleció? “No, pero ya estaba consciente de que pasaría en cualquier momento. La señora partió el sábado por la tarde; horas después llegó Eduardo para hacer todo el proceso, y junto a una persona de una funeraria se llevaron el cuerpo y sus pertenencias”.  

-¿Sabes si la enterró?  “No sabemos; Eduardo no mencionó si la enterrarían o la cremarían”, finalizó.

Via/Tvn

Más artículos
Concursante de La Voz Azteca denuncia robo, durante la final del programa
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros
Acepte nuestra política de privacidad primero para comenzar una conversación.