Fabiola Martínez acepta haber sido amante de Américo Garza y manda mensaje a Panini.

Si hay una noticia que ha logrado quitarle un poco de protagonismo al Covid-19, esa sin duda el culebrón entre Américo Garza, de 37, Karla Panini, de 40, y la conductora Fabiola Martínez, de 32, señalada en redes como la tercera en discordia en este matrimonio. Hoy, tres años después de la triste partida de Luna, parece que el karma se le regresa a Panini, pues por primera vez, Fabiola Martínez reconoce ¡que sí fue amante de Américo Garza!: 

-Fabiola, en redes sociales se te ha señalado por ser la amante de Américo Garza, esposo de Karla Panini; ¿tuviste algo que ver con él? “La verdad sí tuve una relación íntima con Américo Garza”.  -¿Cómo lo conociste?“Fue a mediados de 2015, en un tiempo en el que mi matrimonio tuvo una fractura y mi entonces esposo y yo nos dimos un tiempo; en ese momento fue cuando se dio una relación con Américo”.  -¿Cómo fue? “En ese entonces comencé a trabajar en el canal Telehit. Entré a Guerra de chistes y por esos días se nos presentó una gira por Estados Unidos; Américo era quien nos conseguía fechas. Yo lo ubicaba como el exesposo de Karla Luna (q.e.p.d.), porque se rumoraba en el medio que él y Karla Panini tenían un romance”.  -¿Y cómo se dio ese romance? “Él fue quien me tiró los perros a mí, Américo tiene mucho colmillo, te trata como reina, te tira mucho verbo (ríe). En la gira, todo el tiempo yo era la que decidía dónde íbamos a comer. Era tan obvio que quería conmigo, que mis compañeros Radamés (De Jesús) y La Jarocha decían que él era el papá, yo la mamá, y ellos nuestros hijos”.  -Tú te estabas dando un break con tu esposo, ¿pero él?
“Te digo que para ese entonces (2015) se rumoraba que Américo andaba con Panini, porque así lo dio a entender Karla Luna cuando salió a decir que se acababan Las lavanderas. Pero bueno, a mí eso no me importaba, yo a él no lo veía como algo serio; nuestra aventura se dio durante esta gira y los dos acordamos que cuando regresáramos a Monterrey, íbamos a terminar”. 

-¿Pero no terminaron? “No, llegamos a Monterrey y nos seguíamos dando nuestras escapadas. Aunque éramos discretos, obvio la gente comenzaba a hablar de nosotros”.  -¿Por qué? “Porque íbamos juntos al mismo gimnasio y ahí iba mucha gente del medio acá en Monterrey, y ahí comenzaron a decir que seguro él andaba conmigo”.  -¿Cuándo te diste cuenta de que Américo andaba contigo y con Karla Panini al mismo tiempo?
“Me di cuenta de que él andaba con las dos a principios de 2016, y eso porque lo caché en la movida”.  -¿Cómo lo cachaste? “Un día escuché una llamada de Américo con otra mujer y reconocí que era Karla Panini, pero la verdad dije: ‘No, no puede ser ella. ¿Cómo crees que es ella?, no seas malpensada, no puede ser cierto que Américo sí engañó a su mujer con su mejor amiga’. Total que no hice ningún pancho ya que no me correspondía decir nada, porque aunque me estaba dando un break, yo seguía casada”.  -¿Qué escuchaste en esa llamada? “En ese entonces el papá de Karla Panini estaba en el hospital porque tenía cáncer, y como Américo no le contestaba el celular porque estaba conmigo, cuando por fin le contestó, ella le reclamó que dónde andaba, que por qué no contestaba”. 

-¿Crees que Panini sí sabía de tu existencia?
“Sí, el medio es muy pequeño y los chismes  dentro de éste vuelan. Yo a la única persona a la que le confesé que tenía una aventura con Américo fue a Pablo Arredondo La Jota; él es mi mejor amigo y mi asistente personal, y curiosamente también fue muy amigo de Karla Luna (q.e.p.d.)”.
-¿Alguna vez confrontaste a Américo para que te confesara que andaba con Panini? “Sí, la verdad es que lo presioné y no le quedó más que reconocerlo”.  -¿Cómo lo conseguiste? “Una vez estábamos en el gimnasio y en la tele salió  Panini en el programa Gente regia; traía un corte de pelo corto y le dije a Américo: ‘¡Ay, no manches, se ve tan vieja y parece una bruja!’ Yo le estaba tirando pedradas  a ella porque quería ver cómo reaccionaba él”.  -¿Y cómo reaccionó? “Nomás se me quedó viendo y me dijo: ‘Se me hace que se ve bien’, así que le dije: ‘¿En serio?, ¿tú andarías con una mujer así, tan grande?’, pero como no me respondió, le dije: ‘¡Ya, confiésamelo!; andas con ella, ¿verdad?’”  POR SI NO LO VISTE: Hermana de Karla Luna detalla golpizas que Américo le propinó a la fallecida-¿Y qué te dijo? “Se me quedó viendo y me confesó que sí andaba con ella, pero que las cosas no se dieron como lo contó Karla Luna. Me contó su versión, en la que él se puso como la víctima”.
-¿Y le creíste?
“Obvio no; tendrá mucho verbo, pero tonta no soy. Recuerdo que le dije: ‘Hay que ser marranos, pero no trompudos. No te metiste con una conocida de tu mujer, te metiste con su mejor amiga’”.
-¿Por qué no lo terminaste?
“Porque la historia de Américo con Panini y Luna era muy suya, para mí él era una distracción en lo que veía qué onda con mi matrimonio”.  -¿Panini nunca sospechó que tú andabas con su hombre? “Claro que sí, con decirte que sin ser amigas, consiguió mi número celular y un día de la nada me llamó, pero la tonta no sabía que Américo ya se las olía y me había advertido que lo haría”.  -¿A qué te refieres? “A que antes de que esto pasara, Américo me dijo: ‘Oye, abusada, porque Panini en uno de estos días te va a hablar, te va a hacer preguntas y tú le vas a responder esto y esto’. Entonces me habla Panini como si fuera mi amiga, y me empezó a decir: ‘Oye, te traen en un chisme, que andas con el Américo, ¡cómo vas a andar con él!’, y le dije: ‘¿En serio?’, y se la volteé, porque le comenté: ‘Pero si a mí me contaron que tú eres la que anda con él’”.

Si descubrió que Américo la engañaba contigo, ¿por qué crees que lo presionó para que se casaran?
“Me queda claro que a la mujer le urgía casarse porque quería hacerle creer a todo el mundo que su amor había triunfado, cuando en realidad su matrimonio es una farsa, porque no soy la única mujer con la que Américo se ha metido, andando con ella”.  -¿Le ha seguido poniendo los cuernos? “No sé si en este momento, pero sé que después de mí y después de haberse casado, se agarró a una vieja muy buena en el Amnesia, un table dance muy famoso de acá de Monterrey, que hasta decían que se parecía a mí”.  -Dices que tenías amigos en común con Karla Luna, ¿alguna vez la buscaste para contarle tu historia?
“Sí, luego de que yo dejé a Américo, Karla Luna volvió a luchar por su salud, pues el cáncer le había regresado. Quise acercarme a ella y contarle mi historia, porque creía que todo este chisme iba a ser una noticia agradable, sabía que quizás se pondría feliz de saber que el karma le había cobrado cuentas a Panini. Total que me armé de valor, la contacté y la vi”.  -¿Se lo contaste? “Claro, le conté todo y se puso feliz, no sabes cuánto; me dijo que gracias; Karla Luna me decía: ‘Faby, si yo fuera mala persona, todo esto que me estás contando lo haría público para avergonzarla a ella (Karla Panini), para que sufra lo que yo sufrí, pero no lo voy a hacer porque no soy como ella, y tú ya arreglaste tu matrimonio y no te quiero meter en problemas’. Y así fue, Karla Luna se quedó callada, ella no lo reveló, siendo que era una bomba. Yo de ahí me hice muy amiga de ella”. -¿Te has llegado a encontrar a Panini? “Claro, muchas veces, ¿y te digo algo?, me odia la mujer. Yo soy amiga de Óscar Burgos y de su esposa Carolina, y en su boda nos encontramos. Panini y Américo iban juntos y yo con mi esposo, y ella se pasó la noche con su cara de perro, viéndome”. 

-¿Ésa fue la última vez que viste a Panini? “No, la última vez fue el año pasado en un  evento de una estación de radio de acá de Monterrey; las dos íbamos entrando al lugar, y ella dijo: ‘¿Quién levantó la piedra?’, porque hay un dicho que dice: ‘Quién levantó la piedra, que salieron las arañas’; obvio lo decía por mí, y yo me le fui encima y me agarró otro compañero que estaba ahí, pero ella salió corriendo. Desde entonces no la he visto”. 

Más artículos
ESTAS VIENDO EL PROGRAMA INTERLOCUCION CONDUCE:JOEL CRUZ VELAS INVITADA: SEXOLOGA, ERIKA SOSA TEMA: “ORIENTACION SEXUAL”
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros
Acepte nuestra política de privacidad primero para comenzar una conversación.